Una rata bobalicona corre por la calle como si huyera de alguien, y entonces se encuentra a una amiga. 

- ¿Qué te ha pasado? -le pregunta la amiga. 

- ¡Le he quitado una espina a un animal que me he encontrado en la calle, pensando que estaba realizando una buena acción, y resulta que se ha enfadado muchísimo y ahora me persigue! 

- ¡Es increíble, cuánta ingratitud hay en el mundo! -exclama la amiga. 

- ¡Sí -responde la rata-, pero es que era un puercoespín!


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!