- Cariño, mira quien vino a nuestra casa, ¡Mamá!

- ¿Cuánto tiempo te quedas aquí? - el hombre le pregunta molesto.

- Bueno, hasta que estáis aburridos de mi. - la suegra responde.

- ¡Eeee!, quédate por lo menos para un café..


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!