Dos hombres hablando:
- Una serpiente pinchaba mi suegra!
- ¿Y qué pasó?
- Murió.
- ¡Lo siento mucho para la suegra!
- ¡No! La serpiente murió.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!