Después de la primera copa de vodka

Después de la primera copa de vodka se aclara cualquier duda.  Después de la segunda copa - que misteriosamente deja de ser un misterio.  Después de la tercera - por lo general todo muy bien.

La ruta hacia la cama se convierte en un viaje fascinante por país de las hadas donde los suelos se pliegan como un tsunami, la gravedad cambia, las puertas se reducen a rendijas, las sillas son como perros que se tiran a sus pies, y la cama se convierte en carrusel.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!