En la consulta del dentista

En la consulta del dentista se oye un grito desgarrador: 

- ¡Aaay! 

El dentista regaña al cliente: 

-  Señor, por favor, ¡aún no le he tocado ningún diente! 

- Si, pero ya lleva un buen rato pisándome el pie.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!