Hombre en el corredor de la muerte

El director se volvió hacia el condenado a muerte que ya está sentado en la silla eléctrica:

- ¿Cuál es tu último deseo?

- ¡Por favor toma mi mano! Así que voy a ser tranquilo.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!