La rubia arregló el ascensor

Una rubia y una morena en el ascensor. De repente el se detiene.

La morena comienza a tocar todos los botones en una fila y  ¡nada!

Por su turno la rubia empieza a golpear los botones con la cabeza, el ascensor va y la dice:

- ¿Para qué tienes la cabeza si no la utilices, tonta?


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!