Las tres de la mañana

Las tres de la mañana, de repente el vecino toca la puerta fuerte con su puño. 

Así que me asustó tanto que solté el martillo eléctrico.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!