Mi hijo tiene cuarenta grados de fiebre

Una padre primerizo estar solo en casa con su hijito enfermo. Llama al médico: 

- ¡Doctor, doctor, mi hijo tiene cuarenta grados de fiebre! 

El médico acude a toda prisa y cuando llega lo primero que hace es poner el termómetro al niño. 

- ¿Por qué me ha dicho que estaba a cuarenta? ¡Tiene treinta y seis con cuatro! 

- Pues claro, ¿y cuánto son treinta y seis más cuatro? Pues cuarenta, ¿no?


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!