Mi perro era muy fiero

Un señor le cuenta a su amigo: 

- Como mi perro era muy fiero, decidí internarlo un mes entero en una escuela de adiestramiento. 

- ¿Y ha funcionado? 

- ¡Ya lo creo que ha funcionado! Ahora, antes de morder a alguien... ¡se pone una servilleta! 


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!