No deja de comerse las uñas

Dos abuelas que hablan:
- Mi viejo no deja de comerse las uñas, un acostumbre terrible.
- !Oh!, el mio no lo hace ya.
- ¿Y como le has quitado esta acostumbre? ¿Has atado sus manos?
- ¡No! Le escondí la prótesis dental.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!