No piensa que vas a ser como yo

El Padre acostado en el sofá y leyendo el periódico, La madre corre a la habitación llevando el niño por la oreja:

- ¡Míralo, no me escucha para nada! ¡No me haga caso a mí en absoluto!

El padre se volvió hacia su hijo:

- ¡Hijo, eres caradura! No piensa que vas a ser como yo.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!