No puedo dar de mermelada

Antonio encuentra a su amigo con un tarro de mermelada ypregunta:

 - ¿De quién es esa mermelada?

 - La mitad de mi hermano, la otra mitad mía.

 - ¿Me das un poco de la tuya?

 - No puedo, la mía es la que está en el fondo del tarro.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!