Pedir la mano del padre

- ¿Pediste me la mano del mi padre?

- No lo hizo.

- ¡Pero me lo prometiste!

- Cuando nos hemos visto, él estaba en tan buen humor que he elegido pedirle un préstamo grande.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!