Sí, pero yo no estoy casado

Dos hombre se sientan a hablar:
- ¿Por qué estás tan pensativo? - Pregunta uno.
- Ayer por la noche llegué a casa después del trabajo, abro el armario ... y veo ... un hombre desnudo.
- Bueno, no eres el primer casado a quien le sucede.
- Sí, pero yo no estoy casado.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!