Tengo dos huevos, ¿te bastan?

La mujer dice a su marido:

- Vete a la tienda y compra huevos.

El hombre le dice bromeando:

- Tengo dos huevos, ¿te bastan?

La mujer también bromeando:

- ¿Ellos se pueden comer?

El:

- ¡No!, pero son buenos para lamer.

Ella:

- ¡Genial! mañana lame los para el desayuno.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!