Un hombre se fracturó la mandíbula

Un hombre se fracturó la mandíbula y su esposa lo acompañó al hospital. A razón que el coche está dañado ellos han cogido el metro. Los asientos estaban ocupados por lo que deben estar a pie.
La mujer apoyada en la puerta que se abre en una parada se cayó. El hombre no se mueve.
Un pasajero se dirige a él: 
- ¿Por qué no haces nada usted?
El hombre dice: 
- Lo siento, no puedo reír, mi mandíbula esta rota.

La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!