Un niño se fue a la pastelería para pastel

Un niño se iba a la pastelería y preguntaba si hay un pastel de calabaza.

- No tengo. – responde el vendedor.

Al día siguiente el niño va otra vez y pregunta lo mismo.

El vendedor lo manda a la calle. Y esto se repite cinco días mas.
Al final el vendedor prepara el pastel de calabaza. Cuando viene el niño y lo pregunta el responde con felicidad:

- ¡Si, tengo! ¿Cuanto quieres?

- Yo no quiero, solo pregunto.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!