Uno hombre compro un perro

Uno hombre compro un perro, pero el animal hace sus necesidades en el piso:

- ¡Vale!, hay que entrenarlo para que no lo haga en casa.– va y compra libros para entrenamiento de mascotas.

Al día siguiente el perro ha hecho la caca en la alfombra. El hombre lo coge por la nuca, le mete la nariz en la caca y después lo tira fuera por la ventana.

Así ha pasado toda semana sin ningún resultado.

- ¡Uf!, este pero no aprende nada.- se piensa sentado en la sofá.

Mientras esto el pero entra en la habitación y se hace la cosa, luego rápido se mete el nariz en la caca y ladrando salta por la ventana.


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!