¡Yo soy el jefe de esta casa!

Vuelve en casa un hombre borracho. Su esposa estaba en la cocina fregando una sartén. El hombre la mira con una mirada tonta, golpea con el puño sobre la mesa y grita:

- ¡Yo soy el jefe de esta casa!

Su esposa, sin comentarios, simplemente se giró y le pegó con la sartén en la cabeza. El, por supuesto quedo en nocaut.

En ese momento llega la vecina:

- Vaya, María, ¿por qué el tuyo esta tumbado por el medio de la cocina?

- Él es el jefe de esta casa. Donde él quiere allí se va a tumbar!

 


La redacción no se hace responsable de las reacciones de sus lectores tras leer el contenido... Dejamos claro que no les compraremos pañales, ni pastillas para dolores de barriga, ojos ni cabeza!!!